La empresa Polyplas Dominicana rechazó el informe preliminar del Cuerpo de Bomberos que atribuye la explosión e incendio que destruyó esa fábrica a una “mala práctica” en el protocolo de seguridad.

Conforme los Bomberos, las calderas del lugar fueron dejadas encendidas en el momento en que se recargaba de gas natural.

“Hubo un escape de gas y pasó por el punto de ignición donde estaba la caldera, esto ocasionó una detonación. El error fue que dejaron la caldera encendida”, dijo Rafael del Rosario, jefe del Cuerpo de Bomberos del Distrito Nacional.

Sin embargo, Álvaro Sousa, director de Asuntos Corporativos de Polyplas Dominicana, aseguró en un comunicado que esa empresa se caracteriza “por ejecutar de manera estricta el protocolo de seguridad en todas sus operaciones”.

Dijo que “esperaremos el informe final de las investigaciones que clarifiquen los hechos y lleven tranquilidad a los parientes de nuestros trabajadores y a los sectores aledaños”.

En el incendio, ocurrido la mañana de este miércoles en la calle Aníbal de Espinosa número 301, del sector Villas Agrícolas, murieron al menos cuatro personas y más de 70 resultaron heridas.

Sigue búsqueda otras posibles víctimas

Unidades de búsqueda y rescate de la República Dominicana tratan de ubicar otras posibles víctimas de la explosión.

En las labores de búsqueda y rescate trabajan el Cuerpo de Bomberos, la Defensa Civil y el Centro de Operaciones de Emergencias (COE), cuyo jefe de operaciones, Edwin Olivares, dijo que no cree que haya más víctimas.

Familiares de trabajadores de la fábrica han denunciado que aún no han dado con el paradero de sus parientes, mientras que vecinos del lugar del siniestro creen que hay víctimas entre los escombros.

Olivares dijo que dos de los cuatro fallecidos aún no han sido identificados por la condición en que quedaron, por lo que podría tratarse de algunas de las personas reportadas como desaparecidas.

Los pacientes más críticos permanecen ingresados en el Hospital Traumatológico Ney Arias Lora, en Santo Domingo Norte, donde también funciona la Unidad de Quemados.

Se trata de tres adultos de 55, 39 y 34 años, con quemaduras de segundo y tercer grado.

Dejar respuesta