SANTIAGO.- La policía dispersó con gases lacrimógenos una protesta en la avenida 27 de Febrero en las cercanías del cementerio municipal, un grupo de vendedores ambulantes que se niegan a trasladarse de Pueblo Nuevo al sector El Ejecutivo, como habían acordado el año pasado Con la alcaldía local.

Desde anoche hubo momentos de tensión en Pueblo Nuevo luego de que extraños encendieron neumáticos y tiraron piedras a los conductores de vehículos en la Avenida 27 de Febrero casi a la esquina de J. Armando Bermúdez.

Esta mañana, Luis Alberto Jiménez, presidente de la Asociación de Vendedores de Mercancías de Pueblo Nuevo, dijo que seguirá defendiendo su derecho a mantener sus negocios en Pueblo Nuevo.

Jiménez, fue atrapado junto a un grupo de vendedores por agentes de policía que se apostó temprano para evitar que los pulgueros paralizaran el tráfico en las cercanías del cementerio el 30 de marzo, la avenida 27 de Febrero y la calle 6 de Septiembre.

Después de los incidentes, el presidente de la Federación Nacional de Comerciantes de Pulgas, José Manuel Caro, quien se mudó de Santo Domingo para apoyar las acciones de sus colegas, calificó como un ultraje por parte de las autoridades municipales lo que pasó la mañana Hoy en esta ciudad .
Luego, José Manuel Caro y decenas de vendedores marcharon al Ayuntamiento en la avenida Juan Pablo Duarte para exigir la liberación de sus miembros, ya que había cientos de policías que esperaban incidentes. Una comisión de tres vendedores del mercado de pulgas fue recibida por las autoridades municipales.