El dirigente comunitario Bernardo Almonte, denunció que este distrito municipal montañoso de la provincia Espaillat, lleva un mes sin que la población reciba en sus hogares agua potable, teme que por esta grave situación se presenten brotes de enfermedades en niños y envejecientes.

Atribuye la situación de falta de agua, a un deslizamientos de tierras producido  en el área de vía de acceso a la toma del acueducto de este distrito que derribó un poste del tendido eléctrico, cuando los torrenciales aguaceros caídos en los días pasados que afectaron el Cibao y la provincia Espaillat.

Señaló Almonte, que de la fecha de los daños hasta ahora Villa Trina, está sin agua potable, debido a la dejadez y falta de voluntad de las autoridades de Coraamoca, institución que maneja el acueducto en esta población, y se ha hecho de la vista gorda.

Manifestó el dirigente comunitario, que la falta del preciado líquido está agravando el desenvolvimiento cotidiano de la población, con el detónate  de que se produzcan brotes epidémicos por la población consumir agua contaminada.

Demandó con  urgencia de las autoridades competentes que vengan en auxilio de esta  laboriosa comunidad, de unos cuatro mil habitantes, que están en necesidad de que se ponga en funcionamiento el acueducto, que inauguró el gobierno con la presencia del presidente Danilo Medina, hace un año, a un costo superior a los 300 millones de pesos.