El petróleo intermedio de Texas (WTI) cayó este miércoles un 2,25 % y cerró en 42,53 dólares el barril, su nivel más bajo desde hace diez meses, después de publicarse un fuerte descenso de las reservas de crudo en Estados Unidos.

Al final de las operaciones a viva voz en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos futuros del WTI para entrega en agosto, que a partir de hoy se toman como referencia, cayeron 98 centavos respecto al cierre de la última sesión.

El llamado “oro negro” continuó su racha bajista después de conocerse que las reservas de petróleo bajaron la semana pasada en 2,5 millones de barriles hasta los 509,1 millones, aunque siguen en niveles de récord histórico para esta época del año.

La cifra anunciada por el Departamento de Energía fue muy superior a las estimaciones de los analistas, que habían calculado para la semana pasada una reducción de las existencias de crudo de 1,2 millones de barriles.

Las importaciones diarias de crudo alcanzaron una media de 7,3 millones de barriles, y la media de las últimas cuatro semanas, un indicador menos volátil, se ubicó en 7,2 millones de barriles diarios, un 1,8 % más que en el mismo periodo del año pasado.

Por su parte, los contratos de gasolina para entrega en julio, que siguen siendo de referencia, bajaron 1 centavo y terminaron en 1,41 dólares el galón, tras conocerse que sus reservas bajaron en 600.000 barriles la semana pasada, hasta 241,9 millones.