La nominada a secretaria de Educación de Donald Trump no logró este martes los apoyos necesarios en el Senado para ser confirmada en el cargo y, por primera vez en la historia, el vicepresidente ha sido el encargado de deshacer el empate a 50 votos en el nombramiento de un miembro del gabinete. Tras una intensa campaña ciudadana en su contra, la empresaria Betsy DeVos se incorpora así al equipo de Trump entre la división de los legisladores.

Los senadores demócratas, impulsados por una campaña ciudadana en contra de DeVos, celebraron discursos durante las 24 horas anteriores a la votación con el objetivo de protestar el nombramiento de una candidata que consideran no está cualificada para el puesto y convencer a uno de sus compañeros republicanos para que cambiaran su voto.

La mayoría republicana cuenta con 52 senadores y esta semana dos de ellas anunciaron que votarían en contra. Los demócratas, que han votado en bloque, buscaron intensamente un voto más contra DeVos, pero no lo han conseguido.

“En cada momento los republicanos han demostrado que da igual su falta de experiencia, sus posturas más radicales, sus potenciales conflictos de intereses ni su rechazo a las prácticas anticorrupción más básicas, impondrán esta nominación a los ciudadanos de Estados Unidos”, afirmó la senadora de Massachusetts, Elizabeth Warren, desde el estrado.