Investigadores de Beyond Parallel, un proyecto patrocinado por el ‘think-tank’ estadounidense Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS), han descubierto una presunta base secreta de misiles balísticos en Corea del Norte, según un informe publicado este lunes, que calcula que existen un total de veinte instalaciones de este tipo en el país asiático que no han sido reveladas por Pionyang.

La base de Sino-ri, de aproximadamente 11 kilómetros cuadrados, estaría ubicada a unos 212 kilómetros al norte de la zona desmilitarizada que separa ambas Coreas. Esta serviría como sede de la brigada de misiles Nodong, parte de la Fuerza Estratégica de Cohetes del país, y también puede haber desempeñado un papel en el más reciente desarrollo de misiles balísticos Pukkuksong-2 de Pionyang, estima el informe.

Además, los expertos indican que los misiles de alcance medio Nodong desplegados en la base proporcionan a Corea del Norte “una capacidad a nivel operativo de primer ataque nuclear o convencional contra objetivos ubicados tanto en toda la península coreana como en la mayor parte de Japón“.

Imágenes satelitales con fecha del 27 de diciembre de 2018 muestran una entrada a un búnker subterráneo, refugios reforzados y una sede central, afirma Beyond Parallel, que sostiene que esta base nunca ha sido hecha pública por el Gobierno norcoreano y “no parece ser el tema de las negociaciones de desnuclearización” entre Washington y Pionyang.

Sino-ri cuenta también con el apoyo de dos instalaciones cercanas, el área de entrenamiento de Myodu-san y la academia Sobaek-su, que fue creada a fines de la década de 1950 o en la de 1960 como escuela de oficiales de artillería y se convirtió en una escuela de misiles balísticos a principios de este siglo, según el informe.

“No van a negociar sobre cosas que no revelan”

Victor Cha, uno de los autores de la investigación, comentó en declaraciones a NBC News que la base es “claramente un pilar de la fuerza estratégica de misiles” de Corea del Norte, pero no hay indicaciones de que forme parte de cualquier discusión sobre la desnuclearización. Cha opina que Pionyang “parece estar jugando”, pues, incluso si destruye sus instalaciones nucleares oficiales, “todavía van a tener toda esta capacidad operativa”.

“Los norcoreanos no van a negociar sobre cosas que no revelan”, advierte el experto.

  • El informe llega días después de la reunión entre el presidente de EE.UU., Donald Trump, y el enviado norcoreano Kim Yong-chol, cuyo objetivo era abordar las relaciones entre ambos países y el proceso de desnuclearización de Pionyang.
  • Tras esa conversación, la Casa Blanca anunció que el segundo encuentro entre el presidente estadounidense y el líder norcoreano se celebrará “hacia finales de febrero”.