Ante un millón de fieles en Medellín, el papa Francisco pidió este sábado a la Iglesia renovarse, salir de sus comodidades y promover la reconciliación en países como Colombia que intentan superar un cruento conflicto armado de cinco décadas.

“Como Jesús ‘zarandeaba’ a los doctores de la ley para que salieran de la rigidez, ahora también la Iglesia es ‘zarandeada’ por el Espíritu para que deje sus comodidades y sus apegos. La renovación no nos debe dar miedo”, dijo el pontífice durante una multitudinaria misa en Medellín, la otrora capital del narcotráfico.

“En Colombia hay tantas situaciones que reclaman de los discípulos el estilo de vida de Jesús, particularmente el amor convertido en hechos de no violencia, de reconciliación y de paz”, agregó.

Francisco, que este sábado ofició su tercera homilía en Colombia, le pidió a los curas y sacerdotes “involucrarse, aunque para algunos eso parezca ensuciarse o mancharse”.

“La Iglesia en Colombia está llamada a empeñarse con mayor audacia en la formación de discípulos misioneros”, apuntó el jerarca de 80 años.

Durante su visita a Colombia, que finaliza el domingo en Cartagena, el papa ha insistido en su mensaje de paz y reconciliación, ahora que el país está en vías de acabar con el último conflicto armado de América, que ha dejado más de siete millones de víctimas entre muertos, desaparecidos y desplazados en más de medio siglo.

El pontífice argentino impulsó el acuerdo de paz alcanzado en noviembre con las comunistas FARC, ahora convertidas en partido político, mientras que la Iglesia colombiana ha apoyado las negociaciones con el ELN, última guerrilla del país.

Dejar respuesta