ROMA.- El Papa Francisco afirmó que la corrupción se encuentra en el origen de las principales violaciones contra los derechos humanos y la dignidad de las personas, y realizó un llamado a la unidad para combatirla, pues incluso se ha introducido en la Iglesia en forma de “mundanidad espiritual”.

El Santo Padre realizó esta valoración en la introducción del libro-entrevista del Cardenal Peter Turkson titulado “Corrosión”.

En la introducción, Francisco señaló que la corrupción se encuentra en el origen de la explotación y tráfico de personas, de la falta de desarrollo, del tráfico de armas y drogas, de la injusticia social, del desempleo, de la esclavitud y de la degradación del medio ambiente.