Como si faltara dramatismo, los Toros del Este apretaron más que las tuercas de un submarino la lucha por la definición de los clasificados al round robin.

El jueves en el Francisco Micheli, el panameño Paolo Espino volvió a dominar con seis entradas donde solo toleró un hit mientras ponchaba a ocho y el bateo taurino fue oportuno (de 6-3 con hombres en posición de anotar) para el triunfo 3-2 sobre los Gigantes del Cibao.

La victoria romanense, combinada con la derrota aguilucha en Santiago ante el Licey, provocó un triple empate en la segunda/última posición entre bovinos, potros y cuyayas (20-23), a tres partidos del primero que comparte azules, rojos y verdes (23-20).

A Espino (2-2, 1.86) solo se le embasaron dos bateadores, uno por imparable y otro por transferencia. Cuatro relevistas completaron el trabajo y Fernando Abad hizo los últimos cuatro outs para apuntarse su quinto salvamento. El revés fue para el abridor José de Paula (0-2, 1.40), que lanzó bien al solo aceptar cuatro hits y una vuelta con cinco ponches.

Los locales abrieron el marcador al cierre del tercero. Anderson Feliz abrió con sencillo por el medio del terreno, avanzó a segunda al aprovechar un passed ball de Jhonatan Solano, llegó a la antesala con elevado de Jhon Núñez, luego Rubén Sosa se ponchó, pero Jordany Valdespín pegó hit remolcador al jardín izquierdo.

El choque se mantuvo por la mínima hasta el séptimo cuando los bovinos ampliaron la diferencia. Ante Michael Mariot, Peter O’Brien abrió con imparable al jardín central, avanzó a segunda y tercera por doble wild pitch y anotó con hit de Hunter Pence. Teoscar Hernández falló con elevado al derecho, pero Cristhian Adames sacó hit al right, Feliz entregó el segundo out con elevado al central y Núñez pegó inatrapable al derecho que remolcó la tercera raya.

Dejar respuesta