El sacerdote católica, Manuel Ruíz, demandó de los superiores de la fiscal que intervino en el caso de las dos niñas violadas por su padre en Rincón, La Vega, respete ese familia y que hagan las casos bien. Manifestó que pese lo que se piense hay que proteger ese familia.

“No nos podemos ir atrás con otra cosa, vamos a defender esto”, indicó.

El sacerdote católico, director del Instituto San Juan Bautista y la Escuela Movearte, dijo que tiene la casa lista cuando lo decida el Consejo Naiconal para la Niñez (Conani), un juez o u superior de la fiscal que intervino en el caso, que tomen la decisión, están disponibles como iglesia para recibir esa familia.

El padre Manuel Ruíz se expresó al respeto ante la noticia por la periodista Deybidania Rodríguez de que una fiscal se presentó a la casa de las dos niñas violadas y las llevó, sin la orden de un juez.

El señor Wilson Ureña Melenciano violó a sus dos hijas, una de las cuales dio a luz, y también golpeaba a la madre, según informaciones de la periodista Deybidania Rodríguez, tras la cual el sacerdote Manuel Ruíz llamó la semana pasada y dijo que se haría cargo de ese familia.

Este jueves durante la entrevista en El Sol de la Mañana al padre Manuel Ruíz, la periodista Deybidania Rodríguez llamó e informó que una fiscal sin la orden de un juez se llevó a las dos niñas este miércoles y amenazó con meter presa a la madre.

La periodista dijo que el violador de las dos niñas, su padre, Wilson Ureña Melenciano fue detenido y luego dejado en libertad porque supuestamente dio un nombre falso.

Sobre los hechos, el sacerdote Manuel Ruíz consideró que es un caso triste y cuando transmitirán la información en El Sol de la Mañana el pasado jueves viajó a Rincón, La Vega, para hablar con esa familia.

Manifestó que habló con la madres y las niñas, sobre las cuales hay mucha presión porque ser violadas por su padre, por lo que había que actuar de inmediato ya que había un intento de suicidio de la más grande.

Indicó que la presión de la comunidad no ayuda en el proceso de reparación sicológica de las niñas ante la tragedia, y que además su padre libre y que lo han visto por los alrededores de la casa.