El ministro de Agricultura dijo hoy que hasta hace tres meses esa entidad no cumplía adecuadamente las funciones de garantizar la sanidad vegetal y animal, la seguridad alimentaria y el fomento de las exportaciones, por lo que si era cerrado no pasaba nada con la producción agropecuaria del país.

Osmar Benítez, nombrado hace tres meses en el cargo, dijo que las funciones antes citadas, deben ser las prioridades de la entidad.

El funcionario dijo que contrario a lo establecido por el Banco Mundial de que para el trabajo agropecuario por cada cuatro profesionales agrícolas debe haber uno de apoyo administrativo, en el país por cada profesional agropecuario, hay cuatro de apoyo administrativo, esto, debido a que Agricultura tiene ocho mil empleados, de los que sólo tres mil son profesionales agropecuarios, de los que su mayor parte, ya están en edad de ser pensionados o jubilados.

Benítez consideró que tiene el propósito de que Agricultura recupere su rol de ser facilitados en la transferencia de nuevos conocimientos a los productores a través de los programas de extensión, para lo que tiene el propósito de contratar 150 nuevos profesionales recién salidos de las universidades. De estos, dijo que la pasada semana fueron contratados 25 recién graduados en las universidades del país.

Ahorros

Afirmó que los recursos para contratar a los nuevos profesionales los obtuvo de la cancelación de nueve asesores, de los 11 que tenía la entidad. De igual modo, canceló a los llamados “directores interregionales”, que con un asalario de 150 mil pesos mensuales, tenían como única función ser intermediarios entre los directores regionales y el Ministro de Agricultura.

Otro ahorro ocurrió en las asignaciones de combustibles, que para personas que sólo circulan en la capital eran de entre 35 a 40 mil pesos mensuales. Dijo que se dará prioridad en la asignación de combustibles a las personas que tienen funciones en las provincias.