En ninguna parte del mundo el monopolio del transporte como en este caso a tratar,  es factible para el desarrollo económico de una sociedad a través  de la violación inminente de la ley de competitividad, porque solo se benefician los más poderosos, en perjuicio del derecho constitucional de la libre empresa, el libre tránsito y la libre competencia.

Nunca hemos entendido por qué razón cuando queremos trasladarnos de  un pueblo de la región del Cibao hacia Higuey o Bavaro, o cualquier otra región del país, en vez de utilizar un solo expreso, debemos tomar un autobús hasta Santo Domingo  y luego tomar otro que pertenece a otras organizaciones choferiles.

En ese sentido, apoyamos  que el Tribunal Superior Administrativo acogiera la acción de amparo interpuesta por el Consejo Nacional de la Empresa Privada (CONEP), contra varias instituciones del Estado dominicano en la que establece el incumplimiento de las leyes que prohíben el establecimiento del monopolio en el sector transporte.

En la sentencia, se ordena que el Ministerio de Trabajo debe establecer las acciones necesarias para vigilar el cumplimiento de la ley, en el sentido de velar porque no se establezcan monopolitos en provecho de particulares, en los trabajos de transporte.

A partir de esta sentencia, la gente que vive en Puerto Plata y quiere trasladarse a la Zona Este del País, puede utilizar un autobús de Caribe Tours, la Guagua del Metro, u otro servicio de autobuses privados, y con esto se economiza tiempo, dinero, y se evita que desaprensivos asalten a la gente en momento que se desmonten de un autobús, para tomar otro.

De igual manera, pasa con aquellas empresas privadas que importan mercancías del extranjero y en vez de pagar a otras empresas del transportes, la cargan ellos mismos con sus recursos, economizan tiempo, dinero, y evitan que sean dañadas.

Estamos de acuerdo con el Presidente del Consejo Nacional de la Empresa Privada, Rafael Paz Familia en el sentido de que llamó a los choferes a la reflexión y a la concertación, para  sentarse juntos, y liderados por el Estado dominicano, definir lo que va a ser  el modelo del transporte en el país.