SAN FRANCISCO DE MACORIS.- Monseñor Fausto Ramón Mejía Vallejo, obispo de la diócesis de esta ciudad, pidió a la clase política que imite al patricio Juan Pablo Duarte, fundamentalmente en la pulcritud y los ejemplos morales que enseñó a los dominicanos.

Sostuvo que todo parece indicar que en el aspecto político la corrupción está legalizada antes de que los funcionarios tomen posesión de los cargos electivos, en función de los millones de pesos que invierten para ser elegidos y los bajos sueldos que devengan en los puestos.

El prelado se pronunció en esos términos la mañana de este sábado, mientras pronunciaba la homilía del Tedeum oficiado en honor a Duarte, en ocasión del aniversario 206 de su nacimiento, acto que tuvo como escenario la Catedral Santa Ana, de aquí.

Estimó monseñor Mejía Vallejo que muchos políticos no tienen vocación para servirle al país, como lo hizo Duarte, ya sea porque no tengan preparación para desempeñar esos puestos, o porque no piensa en el bien común.

Sostuvo el prelado que el fundador de la nacionalidad dominicana vivió y murió convencido de que la política estaba orientada a buscar el bien de los demás, por lo que conviene devolverle a ese accionar el espíritu de Juan Pablo Duarte.

Ante cientos de personas que se congregaron en el templo católico, encabezadas por varios ministros gubernamentales y otros funcionarios, Mejía Vallejo indicó que a la patria se debe servir con amor al mejoramiento de la sociedad, sin improvisación.

“Por eso nos admira muchísimos que hoy algunos hermanitos han tenido la gran destreza y habilidad para multiplicar los peces; que entraron sin nada al Estado y hoy exhiben grandes fortunas sin justificación “porque son muy inteligentes y han sabido ejercer el arte de la patraña y el engaño”.

Dejar respuesta