El obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Santo Domingo, Jesús Castro Marte, instó a las autoridades penitenciarias del país a trabajar en la transformación de los privados de libertad, a fin de que cuando salgan a la sociedad lo hagan con la moral fortalecida.

Consideró que no basta con aplicar la ley y quedarse en los procesos legales y en una pena, sino que debe haber un acompañamiento para que esos hombres y mujeres que guardan prisión salgan transformados.

Enfatizó que no se trata solo de tenerlos recluidos en un espacio por ocho o diez años, porque eso le corresponde establecerlo a la ley, sino que a las autoridades tiene que transformar a esos seres humanos.

Igualmente, dijo que todo no se puede quedar en las críticas diciendo que el mundo se está acabando o que hay mucha violencia o mucha delincuencia, y que las autoridades como la iglesia, a través de la Pastoral Penitenciaria, tienen la misión de que los reclusos sean reconstruidos moralmente.

Monseñor Castro Marte hablo ofició una misa en la Catedral Primada de América, con motivo de la celebración del Día de Nuestra Señora de las Mercedes, el pasado domingo, que es la patrona de los privados de libertad.

La eucaristía contó con la presencia de 142 reclusos que guardan prisión en distintos recintos del país, así como las autoridades del sistema penitenciario, Tomás Holguín La Paz, director de Prisiones e Ismael Paniagua, coordinador del nuevo modelo penitenciario.