Andrés Boció Fortuna, nombrado anoche como cónsul dominicano en Anse-á-Pitre, Haití, ha sido acusado de tráfico de personas y venta de visas falsificadas para permitir la entrada ilegal de personas a República Dominicana.

La disposición que le nombra está contenida en el decreto 79-18 y constituye básicamente una rotación, ya que Boció se encontraba desempeñando las funciones de encargado consular en Bellader, también en Haití, posición en la que fue designado en el año 2014.

Cuando se le nombró en el año 2014 como cónsul Boció Fortuna le dijo a periodistas que cubrieron su juramentación que “no tiene cola que le pisen”, y que se sometía a la opinión pública ante los señalamientos de miembros de la prensa de que había sido destituido del cargo en el gobierno de Leonel Fernández por el supuesto tráfico de migrantes.

Su regreso a posiciones diplomáticas generó todo un escarceo en la opinión pública nacional, pero nunca hubo una aclaración oficial del Gobierno.