Robin Bernstein, nominada para ser embajadora de los Estados Unidos en la República Dominicana por el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, afirmó que de ser confirmada trabajará para que se respeten los derechos de los descendientes de haitianos que resultan afectados por la sentencia del Tribunal Constitucional.

Al ser preguntada sobre el enfoque que daría para garantizar que a los afectados con la sentencia se les restaure su nacionalidad Bernstein respondió que los derechos humanos son muy importantes para ella, especialmente porque su familia judía dejó Rusia por el irrespeto a esos derechos.

“Trabajaremos con ellos para que obtengan pasaporte” para lo cual indicó que colaborará con la embajada de Haití, expresó Bernstein durante su presentación ante el Comité Senatorial de Relaciones Exteriores del Congreso de Estados Unidos.

El senador Ben Cardin realizó las preguntas y tras obtener las respuestas de Bernstein, sugirió que ésta mantenga informado al Comité sobre los procesos llevados a cabo para alcanzar el objetivo.

“Ellos han sido discriminados por los dominicanos, solo le pedimos que haga de esto una prioridad para mantenernos comprometidos con este tema”, solicitó el senador.

Asimismo Cardin destacó que los haitianos afectados con la sentencia del Tribunal Constitucional han estado por mucho tiempo en la República Dominicana y “no hay otro país al que pertenezcan”.

Durante su comparecencia la empresaria expresó que trabajará para asegurar que las oportunidades comerciales continúen creciendo y generando prosperidad tanto para la República Dominicana como para los Estados Unidos y se comprometió a promover políticas que aboguen por el estado de derecho, fortalezcan las instituciones democráticas y aborden la corrupción.