Familiares de una mujer de 34 años que murió luego de practicarse una liposucción, aseguran que con su pariente hubo mala práctica médica, lo que le produjo la muerte.

Claribel Abreu Moreno  fue ingresada el pasado martes para realizarse la cirugía estética  y según sus familiares, la joven se encontraba en perfectas condiciones de salud, por lo que entienden a ésta la pasaron de anestesia.

La mujer, que deja dos hijas en la orfandad de 3 y 14 años, residía en la calle Santa Rosa del barrio Buenos Aires, en el municipio de Maimón, provincia Monseñor Nouel.

Una prima que pidió permanecer en el anonimato, dijo a Listín Diario que su pariente estaba feliz de hacerse la cirugía y que pasadas las horas observaba como el cuerpo de la joven mujer se hinchaba y cambiaba de color, a la vez que estaba fría, por lo que cree que los médicos la llevaron a la sala de cuidados intensivos, ya muerta.

El cuerpo de Abreu Moreno fue llevado al INACIF de Santiago para los fines correspondientes.

Dejar respuesta