El Ministerio Publico reiteró ayer que los 14 imputados hasta el momento por su presunta participación en los sobornos pagados por la multinacional Odebrecht, aparecen con menciones específicas en los papeles y datos recibidos de la constructora brasileña y las autoridades de Brasil, destacando que estos indicios son serios y graves, por lo que ameritaban una investigación a fondo y la correspondiente solicitud de medidas de coerción, tal como lo han hecho.

Durante la audiencia de solicitud de medidas de coerción en contra de Ángel Rondón Rijo, César Sánchez, Conrado Pittaluga, Roberto Rodríguez Hernández, Temístocles Montás, Máximo De Oleo, Andrés Bautista, Radhamés Segura, Ruddy González, Víctor Díaz Rúa, Bernardo Castellanos de Moya, Julio César Valentín, Tommy Alberto Galán y Alfredo Pacheco Osoria, los fiscales actuantes indicaron que sobre todos existen imputaciones en las declaraciones bajo juramento realizadas ante el Ministerio Público Federal de Brasil, por cinco exejecutivos de Odebrecht, las cuales fueron validadas por el Supremo Tribunal Federal de esa nación.

Mediante un comunicado, el organismo explicó que todos esos documentos, obtenidos gracias al Acuerdo de Colaboración con la Investigación firmado con la multinacional carioca, junto a otros recabados durante las pesquisas locales, se encuentran depositados en la Secretaría General de la Suprema Corte de Justicia, organismo al cual pertenece el juez de la Instrucción Especial, Francisco Ortega Polanco, quien este martes preside la audiencia para decidir sobre la solicitud de medidas de coerción presentada en contra de los encartados.

Puntualizó que el  procurador general de la República actuó de forma responsable al poner a disposición de la justicia a los mencionados con referencias específicas en esos documentos, indicando que por eso, durante su alocución del pasado lunes 29 de mayo, el magistrado dijo que “están todos los que son y son todos los que están”, en clara alusión a los papeles de Brasil, sin descartar otros posibles imputados.

El Ministerio Público señaló que en lo adelante le corresponde seguir con su papel de órgano persecutor del crimen, profundizando la investigación y probando en un juicio de fondo la culpabilidad de cada uno de estos 14 imputados hasta ahora, quienes deberán demostrar ante los tribunales su presunta inocencia de las referencias específicas de sus nombres en los documentos aportados por Odebrecht y las autoridades de Brasil, así como también, en los hallazgos detectados durante  las pesquisas realizadas en el país.

Dijo además que ahora le toca a la justicia dominicana cumplir su rol, garantizando que ninguno de esos 14 implicados pueda sustraerse del proceso judicial, ni que estando en libertad puedan ser una amenaza para la continuación de las investigaciones que lleva a cabo la Procuraduría General de la República.

El organismo recalcó que no se ha cerrado la investigación iniciada a finales de diciembre pasado, y que por el contrario, la misma apenas inicia bajo el amparo judicial, por lo que continuarán sin descanso con dicho proceso, para determinar si otras personas también están implicadas en estos ilícitos, así como también si existen otros delitos.

En tal sentido, el Ministerio Público señaló que, tal como se ha hecho hasta ahora, cualquier persona que resulte implicada durante la continuación de estas pesquisas será sometida a la justicia sin importar de quien se trate, el cargo que haya ocupado o que ocupe, ni el partido político al cual pertenezca.

Durante la audiencia de solicitud de medidas de coerción, celebrada este martes en la Segunda Sala Penal de la Suprema Corte de Justicia, el Ministerio Público estuvo representado por la titular de la Procuraduría Especializada de Persecución de la Corrupción Administrativa (PEPCA), Laura Guerrero Pelletier; la procuradora adjunta Carmen Díaz Amézquita, los procuradores de Cortes de Apelación, Narciso Escaño Martínez,  Francisco José Polanco Ureña, y Wilson Manuel Camacho Peralta, y los fiscales Milciades Guzmán Leonardo, Joel Antonio López Gómez, Luis Alberto González Reyes, y Wagner Cubilete García.