El arzobispo Metropolitano de Santo Domingo, monseñor Francisco Ozoria, dijo que la Iglesia no debe dar señales de división interna, al presidir una solemne ordenación presbiteral de 10  sacerdotes

En la homilía, Ozoria manifestó que grandes obstáculos y amenazas van contra la comunión efectiva dentro de la Iglesia Católica, y resaltó las dificultades que les impiden tener una buena comunicación.

“El individualismo imperante en la sociedad moderna, el tecnicismo creciente que nos va separando cada día más, el materialismo práctico que nos lleva a atesorar bienes personales, la falta de una actitud de trabajo en equipo y una visión muy limitada de Iglesias”, expresó el arzobispo en la Catedral Primada de América.

Expuso que “el apóstol Pablo reprocha las divisiones internas de en la Iglesia: ‘mientras uno dice yo soy de Pablo y el otro, yo soy de Apolo’. Cristo no está dividido y la iglesia no debe dar señales de división interna”.

Después de la ordenación de los 10 candidatos, se realizó la promesa de los elegidos, la súplica litánica, la imposición de manos y la plegaria de ordenación, en la que los presbíteros permanecieron arrodillados ante el arzobispo con las manos extendidas