Monseñor Jude Thaddeus Okolo, Nuncio Apostólico de Su Santidad Francisco, impuso este domingo a Monseñor Francisco Ozoria Acosta el Palio Arzobispal que entregó el Papa en junio pasado en la Basílica de San Pedro del Vaticano como arzobispo metropolitano de Santo Domingo.

La imposición del Palio tuvo lugar en una solemne eucaristía en la Catedral Primada de América en ocasión de la celebración de San Pedro y San Pablo, a la que asistieron todos los obispos del país, acompañados de sacerdotes, diáconos, religiosas y religiosos de las diferentes diócesis.

El palio arzobispal es una insignia exclusiva que utilizan los arzobispos residenciales o metropolitanos, que está hecha de lana blanca en forma de collarín y que se utiliza a modo de escapulario, adornada con cruces de seda negra.

Esa insignia es otorgada por el Papa a los arzobispos nombrados en el último año, en el día de San Pedro y San Pablo.

Se trata de una cinta o banda de lana blanca que representa “la comunión dela de la sede metropolitana, en este caso Santo Domingo, con la sede de Pedro, en Roma, así como la comunión de los Obispos de la Provincia Eclesiástica en la iglesia universal presidida por el sucesor de Pedro, en este caso el Papa Francisco”.

El pasado jueves, el papa Francisco entregó el palio arzobispal a monseñor Francisco Ozoria Acosta, arzobispo metropolitano de Santo Domingo, en un acto celebrado en la basílica San Pedro del Vaticano