SANTO DOMINGO. El ministro de Medio Ambiente reveló que, como consecuencia de la contaminación a que ha sido sometido el Parque Nacional Los Haitises, la región este del país se está quedando sin aguas subterráneas

Francisco Domínguez Brito anunció que para el mes de febrero comenzará el proceso de desalojo de todas las personas que están ocupando predios en la Sierra de Bahoruco y Los Haitises.

Advirtió que no es posible que el Parque Nacional Los Haitises continúe con el proceso de deterioro que hoy experimenta, lo que obliga a la institución que dirige a actuar para revertir esa situación.

Entrevistado por Héctor Herrera Cabral en el programa D´Agenda, que cada domingo se difunde por Telesistema Canal 11, el funcionario explicó que muchos de los canales de aguas subterráneas que salen de Los Haitises se han secado y no pasa agua dulce.

Deploró que todas las aguas que nacen en esa área protegida y que van al este del país, que nutren los pozos que se utilizan para la ganadería y la agricultura, se están secando.

“La lucha de Valle Nuevo es ahora en enero, pero en febrero empezamos con Sierra de Bahoruco y con Los Haitises”, sentenció Francisco Domínguez Brito, quien recordó que para el presidente Danilo Medina el rescate de los bosques, cuencas hidrográficas y áreas protegidas, es una prioridad.

El funcionario dijo que la situación del este es tan dramática que al secarse los canales que transportaban el agua dulce de Los Haitises, el agua del mar está entrando y, cuando se perfora un pozo, el líquido que sale es de sabor salobre.

“Dentro de 15 años, serán 12, 13 o 25 kilómetros del mar hacia el interior del país que será agua salobre. ¿Qué será dentro de 40 años en el este? Solo agua salada en cada uno de los ríos subterráneos porque habrá desaparecido la fuente de agua dulce que los nutre”, manifestó.

Argumentó que la situación por la que atraviesan los bosques es de tal magnitud que, si no se detiene el derrotero por los que va transitando, la isla completa sufrirá graves sequías, siendo la situación más crítica para Haití.