México ha consolidado el giro ideológico en su política exterior que había adelantado el triunfo de Andrés Manuel López Obrador. El país se ha negado este viernes a sumarse a 13 naciones del Grupo de Lima que han rechazado el nuevo Gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela.

Los cancilleres, reunidos en Perú, han concluido que no reconocerán el nuevo mandato del régimen venezolano porque la elección celebrada el 20 de mayo de 2018 fue “ilegítima”, según el comunicado conjunto que ha sido desairado por la Administración de López Obrador.

El bloque diplomático no participará en la toma de posesión de Maduro, el próximo 10 de enero para un nuevo período que concluirá en 2025.

La negativa mexicana hizo que el encuentro entre cancilleres del grupo creado en agosto de 2017 para intentar devolver la democracia en Venezuela durara menos de lo pensado. Los representantes de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía contemplaban que la reunión concluiría la tarde del viernes, pero la discrepancia del Gobierno mexicano, vocalizada con claridad por el subsecretario Maximiliano Reyes Zúñiga, encargado para América Latina y el Caribe, no dejó lugar a dudas.

“México hizo una declaración previa de que no se sumarían, pero seguirán siendo miembros plenos y activos del Grupo de Lima, porque prefieren mantener abiertos los canales diplomáticos para ver si a través de ellos es posible llegar a una solución negociada”, informó a EL PAÍS una fuente de la cancillería peruana. “México continuará promoviendo la cooperación internacional, el respeto a la autodeterminación de los pueblos y la solución pacífica de controversias y el respeto”, anunció Reyes a sus contrapartes.

Esta posición fue la única fisura en la postura conjunta adoptada ayer en Lima en el Palacio de Torre Tagle, la sede de la cancillería. “La declaración tiene un mensaje político contundente, el principal es el no reconocimiento de la legitimidad del nuevo régimen venezolano”, aseguró el canciller peruano Néstor Popolizio.

El Grupo de Lima ha instado a Maduro a respetar las atribuciones de la Asamblea Nacional, el Congreso en manos de la oposición que ha sido neutralizado con el chavista Asamblea Constituyente.