En la audiencia de este martes del juicio de fondo contra los imputados del asesinato de Mateo Aquino Febrillet, Joel Antonio Soriano Ramírez, chofer del académico el día de su muerte, narró que herido, el exrector le gritaba: “me estoy muriendo”.

Soriano Ramírez relató que los persiguieron.

En tanto  que  Jonathan David Aquino Solís, hijo del exrector, dijo  que se enteró de la muerte de su papá, Mateo Aquino Febrillet, por las redes sociales.

Dijo  que su papá y Blas Peralta, principal imputado del caso,  no eran amigos. “Blas nunca fue a mi casa”.

Mientras que David Enmanuel Aquino Solis, hijo de Aquino Febrillet, rompió en llanto durante la audiencia.

En tanto  que la viuda del ex rector, Rita Solís,subió al estrado como testigo del Ministerio Público y  dijo que “Blas no era amigo de Mateo”.

Rita Solís dijo: “No quería que estuviera en política.Si se hubiera llevado de mí esto no hubiese pasado”.

La audiencia se efectúa en el Segundo Tribunal Colegiado del Distrito Nacional.

Dejar respuesta