La Marcha Verde exigió que los jueces de la Suprema Corte de Justicia Alejandro Moscoso Segarra, Frank Soto y Juan Hirohito Reyes no le pongan “un solo dedo al caso Odebrecht”, por entender que para gran parte de la sociedad los tres magistrados representan intereses del oficialista Partido de la Liberación Dominicana (PLD) y el Gobierno del presidente Danilo Medina.

Para el colectivo, ni la Suprema Corte de Justicia ni la sociedad dominicana pueden permitir que el escándalo de corrupción Odebrecht sea atendido en un ambiente de “legítima desconfianza en jueces conocidos por su trayectoria política en el PLD o por favorecer mediante sentencia a funcionarios como Félix Bautista o Víctor Díaz Rúa”.

Estos tres jueces, entiende el movimiento, deben inhibirse o ser retirados del caso para que otros magistrados, no impugnados por los hechos ni por el rumor público, puedan llevar a cabo el proceso e impartir la justicia que espera la sociedad dominicana.

“En nuestra historia nunca ha habido justicia plena contra la delincuencia política y empresarial. Es tiempo de cambiar esta realidad, y evitar que jueces de dudosa reputación permitan la continuidad del régimen de corrupción e impunidad que nos oprime”, expresa la organización ciudadana en un documento público.

La Marcha Verde hizo un llamado al presidente de la Suprema Corte, Mariano Germán, y a los jueces Alejandro Moscoso Segarra, Frank Soto y Juan Hirohito Reyes, para que presten total atención al mensaje de fin de la impunidad que en las calles cientos de miles de dominicanos y dominicanas movilizados están pronunciando desde el pasado 22 de enero.

“Ustedes saben que el pueblo dominicano los observa, que ustedes no generan la confianza que necesita la justicia en este momento histórico. Si deciden conocer y sancionar el caso Odebrecht, entonces los hombres y mujeres de corazón verde necesariamente entenderemos su opción como una clara defensa del régimen de impunidad que nos oprime”, advirtió el movimiento