El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, fue uno de los críticos que se alzó con mayor aspereza contra los insultos y amenazas que Donald Trump lanzó a México durante la campaña a la Casa Blanca.

Canciller del Gobierno de José Mujica, llegó a la OEA en 2015 con los frentes abiertos de Cuba, en espera de su regreso a la organización, o el proceso de paz en Colombia.

En este periodo se ha visto ante los desafíos que plantean a la democracia la destitución de Dilma Rousseff en Brasil, el recrudecimiento de la crisis económica y política en Venezuela y la irrupción de Trump, que este miércoles firmó una orden ejecutiva para iniciar la construcción de un muro en la frontera con México.

Si en plena carrera presidencia estadounidense Almagro (Cerro Chato, Uruguay, 1963) fue muy duro con respecto a los exabruptos del magnate, en esta entrevista a su paso por Madrid —antes de reunirse con el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy— no menciona directamente el nombre del nuevo mandatario de Estados Unidos.