Los Toros del Este se enfrentaron a los líderes del campeonato, los Gigantes del Cibao, y al vencerlos 7-4 evitaron que se ampliara el número mágico el cual quedó en cuatro.

Los Toros llegaron al partido, disputado en su casa, en el Estadio Francisco Micheli de La Romana, con una racha de cuatro partidos perdidos, la cual quedó quebrada la noche del miércoles.

A los Toros le restan siete partidos en el campeonato en su lucha por clasificar, pero no salen aun del sótano. Antes del partido se encontraban a cuatro juegos completos de la primera posición.

Raúl Valdés lanzó seis entradas completas en blanco para otra salida dominante, el relevo estuvo vacilante con tres carreras permitidas por Joel de la Cruz, quien sólo pudo tirar un tercio. Logan Darnell sólo soportó dos entradas y cuando abandonó había permitido cinco carreras limpias para ser el lanzador perdedor.

Abraham Almonte conectó sencillo por primera para abrir el ataque de la primera entrada. Eugenio Vélez siguió con otro por el prado izquierdo. Austin Wynns bateó para doblematanza. Carlos Franco recibió boleto, en cuyo último pitcheo el lanzador Logan Darnell lanzó un “wild pitch” lo que permitió que anotara Almonte.

En el segundo, Teoscar Hernández recibió boleto y Alen Hanson lo movió hasta la antesala con sencillo al prado derecho. Hernández anotó por elevado de sacrificio de Malquin Canelo.