Washington, 24 dic (EFE).- El presidente de EE.UU., Barack Obama, y la primera dama, Michelle, recordaron hoy el valor de la acogida en su octavo y último mensaje de Navidad desde la Casa Blanca.

En un mensaje de video grabado en la residencia presidencial, Michelle Obama subraya el deber de “dar la bienvenida a los extraños, independientemente de dónde vengan o de su fe religiosa”, tras un año marcado por la retórica antiinmigrante del ahora presidente electo, Donald Trump.

“Estos valores sirven a no solamente guiar la fe cristiana de mi familia, sino también la fe de los judíos estadounidenses, los musulmanes estadounidenses, los ateos y los estadounidenses de todos los orígenes”, continuó Obama.

Con la complicidad habitual, los Obama agradecen a los estadounidenses “el privilegio” de haber servido como su presidente y primera dama, y recuerdan, entre bromas, cómo el mandatario no podía contener la risa en su primer mensaje de Navidad desde la Casa Blanca en 2009.

“Considerando como salió nuestro primer mensaje semanal de Navidad, me di cuenta que Barack necesitaba toda la ayuda posible”, dice Michelle, después de que el presidente anuncie que su “mejor amiga” va a dar el mensaje con él.

Además del tradicional mensaje de apoyo a las Fuerzas Armadas en estas fechas, los Obama repasan el legado que dejan al país.