ANTO DOMINGO. Los Gigantes del Cibao (12-7), líderes del campeonato de béisbol otoño-invernal, dejaron atrás su mal momento de dos derrotas corridas al blanquear ayer 3-0 a los Tigres del Licey (6-13), un equipo que se complica cada vez más en el sótano. El partido se jugó en el estadio Julián Javier.

El pitcheo fue determinante entre ambos equipos, hasta que un error de los Tigres en el cuarto permitió la primera carrera del juego y un buen momento ofensivo de los Gigantes, les permitió fabricar dos más para asegurar el triunfo en el octavo.

La embajadora de Estados Unidos, Robin Bernstein, realizó el lanzamiento de honor del partido.

El partido fue un vistoso duelo de pitcheo, en el que el abridor azul de todas formas se llevó la peor parte.

Rogelio Armenteros (2-0/Gigantes) lanzó cinco entradas completas de dos indiscutibles y Chi Chi González (1-3/ Licey) resistió algo menos, 4.1 entradas de una carrera sucia. Ramón Ramírez lanzó un noveno perfecto para salvar su séptimo juego. Los dos hits contra Armenteros fueron los únicos que dio el Licey en el partido. Eric Yardley (1.0); Carlos Frías (1.0); Máximo Nelson (1.0) y Ramírez (1.0) se encargaron de frenar al Licey. El relevo de los Gigantes estuvo cerca de ser pefecto, si no fuera por el boleto que dio Yardley Sergio Alcántara en el sexto.

El Licey bateó el mínimo en todas las entradas, excepto el cuarto episodio. El pitcheo cibaeño propinó nueve ponches.

Es la quinta ocasión que el Licey es blanqueado y por segunda vez ante los Gigantes, ambas oportunidades en el Julián Javier en sus dos visitas a ese parque, en San Francisco de Macorís.

Dejar respuesta