CLEVELAND. Los Cavaliers impidieron el viernes que Golden State celebrase el título de la NBA con una victoria que podría iniciar otra remontada.

Como ocurrió el año pasado, la final de la NBA está 3-1 tras cuatro juegos.

LeBron James logró un triple-doble, Kyrie Irving anotó 40 puntos y Cleveland superó al equipo con el ataque más electrizante de la NBA en un tenso Juego 4 plagado de faltas técnicas. Los Cavaliers derrotaron 137-116 a los Warriors y cortaron una postemporada perfecta.

La serie, que parecía encaminada a un pronto final, regresa a California para la disputa del Juego 5 el lunes.

Los Cavs fijaron records de anotación en la primera mitad y mantuvieron el tipo en unos dos últimos cuartos con faltas técnicas, un enfrentamiento entre James y el as Kevin Durant y la afición de Cleveland rugiendo en sus asientos.

Ningún equipo ha conseguido el anillo de la NBA superando una desventaja de 3-0.