La revista estadounidense Forbes, especializada en finanzas y negocios, advirtió en uno de los últimos artículos de su edición mexicana que “la Argentina está a un paso del colapso económico (de nuevo)”.

Con ese duro titular, el influyente medio norteamericano, que cada año formula el listado de millonarios en el mundo, sostuvo que la situación económica del país sudamericano “seguirá con vulnerabilidades” a pesar del “rescate de 50.000 millones de dólares del FMI”, debido, entre otras razones, a “la fuga de capitales” y “el nivel de endeudamiento“.

A su vez, Forbes puso el foco en las 3.198 empresas que cerraron entre 2015 y 2017, es decir, siete por día, de acuerdo con datos de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), o multinacionales como “Coca Cola, Carrefour o Avianca”, que pidieron al Estado un ‘Procedimiento preventivo de crisis’ (PPC), dispositivo legal mediante el cual las firmas comunican al Ministerio de Trabajo y Producción que, como mínimo, ingresarán en un proceso de achicamiento, con eventuales despidos.

La situación económica de Argentina se puede explicar por su nivel de endeudamiento, que aumentó 20 puntos porcentuales del PIB entre 2017 y el segundo trimestre de 2018, alcanzando una deuda pública de 77.4% del PIB, de acuerdo con la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal)”, indica la publicación.

Como dato positivo, Forbes destacó que el Gobierno de Mauricio Macri logró el año pasado superar la meta fiscal acordada con el Fondo Monetario Internacional (FMI), al alcanzar un déficit fiscal de 2,4% en el 2018, en vez de 2,7%.

Consultado por este medio, el economista argentino Emmanuel Agis dice no estar de acuerdo con el análisis de la revista teniendo en cuenta el título del artículo, en especial ese “de nuevo”, que hace referencia a la crisis de 2001. Y aclara: “Esta es una crisis muy distinta, no porque sea menos grave o porque los argentinos la estén pasando mejor, sino porque fundamentalmente esta vez no golpea a los bancos“.

Para el exviceministro de Economía del Gobierno de Cristina Kirchner, si bien la situación es la más grave que atraviesa el país desde aquel desequilibrio, que terminó abruptamente con el mandato de Fernando De la Rúa, en este caso la crisis está “encapsulada en la economía real“, con un pronóstico para este 2019 de “dos años de caída consecutiva de la actividad económica, dos dígitos de desempleo y con una suba de la pobreza que seguramente será sustantiva”, analiza. Lo que la distingue esencialmente, de acuerdo al especialista, es que “no parte de los bancos, ni los contagia“.