La pista del atentado se confirma. La canciller alemana, Angela Merkel, ha dicho este el martes que “con la información disponible” todo apunta a que el atropello múltiple del lunes en un mercadillo de Navidad al oeste de Berlín, en el que murieron 12 personas y resultaron heridas otras 48 (18 de ellas, graves), se debe a un “atentado terrorista”. Merkel añadió que, si se confirma que el autor es un solicitante de asilo, “será difícil de soportar”.

Las palabras de la canciller se deben a que el detenido por la policía anoche como sospechoso del ataque es un paquistaní de 23 años que había pedido asilo en Alemania, según ha explicado el ministro del Interior, Thomas de Maizière. Sin embargo, el presidente de la policía de Berlín, Klaus Kandt, ha reconocido más tarde que tienen dudas de que el arrestado sea el responsable del atropello mortal. “En estos momentos no estamos muy seguros de que realmente [el detenido] sea [el autor]. No podemos confirmar si realmente era el conductor”, ha dicho en una rueda de prensa.

El arrestado, que no estaba en las bases de datos de sospechosos de terrorismo, ha negado todos los hechos que se le imputan. La policía ha extraído huellas y ADN de la cabina del camión para intentar confirmar la autoría del ataque por parte del detenido que, según el responsable de Interior, llegó a Alemania en diciembre de 2015 y nunca llegó a completar su proceso de solicitud de asilo. La Fiscalía General Alemana, que ha asumido las investigaciones, comparecerá este martes para hablar sobre lo ocurrido.