La oposición venezolana adelantó hoy que intentará, de nuevo, desalojar del poder a Nicolás Maduro declarando que usurpa la Presidencia y que, por tanto, el Ejecutivo debe residir en la Asamblea Nacional (AN, Parlamento), la única instancia que controla el antichavismo.

El jefe de este cuerpo, Juan Guaidó lideró este viernes un cabildo abierto a las puertas de la sede del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en Caracas y señaló que la Cámara asumirá “las competencias de la encargaduría de una Presidencia de la República”.

Con todo, y pese a los numerosos llamamientos, Guaidó no dijo de forma abierta que asume las competencias de la Presidencia y advirtió que el mero decreto del Parlamento no será suficiente para arrebatar el poder a Maduro.

La oposición ya intentó desalojar a Maduro con un referendo revocatorio, consagrado en la Constitución, y al señalar desde el propio Parlamento que el mandatario había dejado vacío el cargo.

Esta última tentativa no encontró ejecutores, y justamente eso advirtió hoy Guaidó al pedir la ayuda de los militares, el pueblo y la comunidad internacional para provocar una “transición” en el país caribeño, aquejado por la peor crisis económica de su historia.

“Debe ser el pueblo de Venezuela, las Fuerzas Armadas, la comunidad internacional (lo) que nos lleve a asumir claramente el mandato que no vamos a escurrir, que vamos a ejercer”, dijo el diputado ante un millar de personas que se concentraron en el este de Caracas para denunciar la “ilegitimidad” de Maduro.

El discurso de Guaidó tuvo reiterados llamamientos a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) para que respalde las acciones del Parlamento, un órgano declarado en desacato por el Supremo en 2016, pocas semanas después de que la oposición ganara la mayoría de los escaños.

Dejar respuesta