Hilda Rodríguez, la madre del fenecido trapero gay puertorriqueño Kevin Fret, aseguró que sabe quién asesinó a su hijo el pasado 10 de enero, y que un policía vio al joven artista tratando de mantenerse con vida tras recibir ocho disparos que le provocaron su muerte.

“Lo único que te puedo decir que sí sé de la persona que hizo esto”, dijo Rodríguez en una entrevista concedida al programa “Primer Impacto”, de Univisión, sobre el asesinato de su hijo de 24 años en el barrio sanjuanero de Santurce.

“De lo que pasó, sé lo que pasó, pero no voy a tocar el punto”, agregó Rodríguez, acompañada de su esposo y padre de Fret, Fermín Fret.

Rodríguez, a su vez, dijo que le ruega a Dios “misericordia” al asesino de su hijo.

“No es salir de esa persona y ya, sino esperando. Y que el Señor no lo deje quieto con su conciencia”, enfatizó.

Según las autoridades, Fret manejaba por la Avenida Eduardo Conde una motocicleta de su hermano, Steven, cuando un desconocido comenzó a dispararle, hiriéndolo en varias ocasiones.

Hasta allí llegaron varios policías, entre ellos, uno, que según contó Rodríguez, vio a Fret “llorando, consciente y balbuceando, como si estuviera diciendo algo”.

Los agentes posteriormente alertaron a un equipo de emergencias para trasladar a Fret al Hospital Hoare, de la capital, donde los médicos trataron, sin éxito, salvarle la vida.

El sospechoso, por su parte, se apropió del celular y la cartera de Fret.

“Todavía a veces lo veo en fotos y no lo creo. Es duro, bien difícil”, aseguró Rodríguez, quien relató que previamente al suceso, Dios le reveló en un sueño que alguien “iba a conspirar” para matar a su hijo, por lo que le advirtió a Fret que regresara de Puerto Rico a su residencia en Massachusetts (EE.UU.).

Fret se encontraba en su isla natal residiendo con su hermano y disfrutando de las vacaciones navideñas cuando fue asesinado.

Steven Fret, por su parte, afirmó que el asesinato de su hermano fue encomendado por alguien “de mucho poder” y que le quería arrebatar su teléfono celular porque “tenía tesoros (en el), una mina”.

“Tenía secretos que nadie quiere ver. Parece que tenía más secretos que ni mi hermana y yo sabíamos”, sostuvo Steven en la entrevista, en la que estuvo acompañado de su hermana, Doryann.

Steven, por otra parte, dijo que su hermano, el mismo día de su muerte, “se fue de la casa sin decirle a nadie”.

“Si se fue a encontrarse con alguien, no lo sé. Él no me decía adónde iba para quedarme tranquilo y no quería que yo me enterara. Él no tenía enemigos en Puerto Rico”, aseguró.

“Él se creía mi papá, mi novio, mi protector. Siempre me defendía desde chiquita”, añadió Doryann sobre su hermano artista.

Varios días después de la muerte de Fret, el abogado del artista urbano Ozuna, Antonio Sagardía, informó que su cliente depositó unos 50.000 dólares en la cuenta bancaria de Fret, porque presuntamente el trapero había extorsionado a Ozuna.

La extorsión, presuntamente, tiene que ver con la publicación de un video pornográfico gay del año 2011 en el que Ozuna aparece masturbándose.

Ozuna, por su parte, admitió a medios locales que había hecho ese video en Nueva York y porque necesitaba dinero para mantener a su familia.