La iglesia Católica solicitó una revisión a la sentencia emitida por un tribunal de la provincia Duarte en la que se condena a Marlon  Martínez a 30 años de prisión y a su madre, Marlin, a cinco años, por la muerte de la adolescente embarazada Emely Peguero.

El obispo auxiliar de la diócesis de Santo Domingo, Jesús Castro, pidió la intervención de la Suprema Corte de Justicia frente a esta decisión, que dice laceró a la sociedad dominicana.

“Es que la justicia no puede quedarse callada frente a un pronunciamiento de toda la sociedad civil y de muchos abogados, conocedores de las leyes, que han dicho que el proceso que se llevó no estuvo bien claro”, dijo el sacerdote.

Castro se refirió al tema al pronunciar  esta mañana una homilía con motivo de un nuevo aniversario de la fundación del Instituto Postal Dominicano.

Se ha sangrado nuestro país con las últimas decisiones tomadas por un tribunal o por varios jueces, en San Francisco de Macorís, en el caso de esa niña, maltratada, humillada; dos seres humanos perdieron la vida, agregó el Obispo.

“Por eso desde esta Catedral Primada de América, decimos que nosotros defendemos la vida desde la concepción hasta la muerte. Defendemos la vida de los adolescentes. Rechazamos radicalmente esa decisión, tomada por ese tribunal”, insistió en su homilía.

Al insistir en que la decisión sea revisada, Castro argumentó  que se trató de “un crimen que ha herido a la sociedad dominicana”

“No podemos quedarnos de brazos cruzados cuando hay  un crimen, cuando la sociedad está gritando. Por eso hacemos un llamado especial, al Procurador General de la República, que no se quede solamente en ideas, sino hay forma de ejecutar, porque las leyes tienen muchos canales para que se cumpla la justicia”, dijo.

Dejar respuesta