PEKIN.- En tren y en busca del respaldo del gigante asíatico. Así ha llegado Kim Jong-un a Pekín donde permanecerá hasta el jueves con la previsión de la próxima cumbre Estados Unidos-Corea del Norte como telón de fondo.

El líder de este úlitmo país sostuvo en su discurso de Nochevieja que podría cambiar de actitud repecto al proceso de desnuclearización si Donald Trump no rebajaba las sanciones.

El pasado año mantuvo tres encuentros con su homólogo chino, Xi Jinping, siempre antes de entrevistarse con el presidente estadounidense y el surcoreano, Moon Jae-in.

Tanto Pekín como Moscú abogan por un relajamiento de la presión pero el propio Trump afirmó este domingo que no ocurriría salvo que hubiera resultados “muy positivos” en la reducción del potencial nuclear norcoreano.

La visita de Kim Jong-Un se produce en el segundo día de reuniones entre negociadores chinos y estadounidenses para solucionar la guerra comercial que mantienen.

Dejar respuesta