Roberto López Abad, ex director general de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), una entidad financiera valenciana, y al menos diez personas más, son juzgados e investigados por una serie de operaciones de crédito para la compra de propiedades en República Dominicana y México.

Los empresarios son juzgados por la Audiencia Nacional española por presunta administración desleal en supuestas operaciones irregulares en el Caribe para la adquisición de hoteles y tierras.

Según la acusación, estos banqueros habrían ocasionado un perjuicio de 28 millones de euros.

Los tribunales españoles analizarán una serie de operaciones de crédito, con las que se habrían comprado dichas propiedades.

Dejar respuesta