Con motivo de la celebración este 31 de enero el Día Nacional de la Juventud, la Secretaría de la Juventud del Partido de la Liberación Dominicana realizó  una ofrenda floral ante el busto del profesor Juan Bosch, ubicado en los jardines de  la Casa Nacional  del PLD.

Decenas de jóvenes se congregaron en la parte frontal de la sede peledeísta y al pie de la escalinata, rindieron  homenaje al fundador del Partido de la Liberación Dominicana, y a toda la juventud de la República Dominicana.

Al pronunciar las palabras centrales del acto, José Ernesto Abud, en representación del titular de la Secretaría de la Juventud, Franklin Rodríguez, ponderó esta fecha que reconoce la importancia de los jóvenes y sus grandes aportes a la sociedad.

“El profesor Juan Bosch nos enseñó que el poder no puede ser visto como un fin en sí mismo, ya que siempre será más noble servir a una causa, no por los beneficios que pueda retribuirnos, sino porque al hacerlo dejamos una huella positiva para la presente y futura generación”, dijo Ernesto Abud, quien el  alcalde de Villa Tapia, municipio de la provincia Hermanas Mirabal.

Agregó que por ello recuerda que el poder es pasajero y que nunca será sensato sacrificar el sentido de cuerpo por interés coyuntural.

“Esta interrogante queda sin respuesta, en momentos en que nuestro partido pasa por un período de notable incertidumbre como consecuencia directa de las fricciones internas”, dijo el joven alcalde sugiriendo la necesidad de que su partido supere esas dificultades.

Abub ve como positivo que a lo interno de la organización que fundara el profesor Juan Bosch surjan personas y grupos que den  la voz de alerta haciendo numerosos llamados a la prudencia, la sensatez y la unidad  y que suelen ser bien vistos por la juventud peledeísta.

Exhortó a los jóvenes a que no permitan que la política deje de ser un instrumento de servicio, y se convierta en un medio para servirse. “No dejemos que la falta de coherencia y la ambición desmedida nos lleve a distanciarnos de aquello que juramos respetar”.

Manifestó que el inmediatismo tarde o temprano termina hipotecando un futuro promisorio, y el oportunismo convierte un efímero nombramiento en la triste sombre de los que pudo ser una carrera política ejemplar.

Invitó a los jóvenes a accionar con sentido de la historia, pensando siempre en cómo sus decisiones serán percibidas por sus iguales, aun cuando hayan agotado su turno y corresponda a otros pasar balance a nuestra gestión.