SAN FRANCISCO DE MACORÍS. La jueza de la Ejecución de la Pena suspendida por el Poder Judicial en el caso Quirinito, Aleida de Jesús Acosta, defendió su trayectoria ante el Sistema Judicial donde ha laborado por más de 30 años.

Expresó que en el caso Quirinito ella actuó apegada al Artículo 342 del código Procesal Penal, el cual autoriza a los jueces a otorgar prisión domiciliaria a privados de libertad con más de 70 años o por una enfermedad terminal.

Dijo que se sorprendió cuando se enteró de su suspensión por los medios de comunicación.

El Consejo del Poder Judicial decidió suspender a dos jueces de la ejecución de la pena de San Cristóbal y San Francisco de Macorís, en medio de la investigación que se realiza en torno a la supuesta muerte de Alejandro Castillo Paniagua “Quirinito”.

Los magistrados Willy de Jesús, de San Cristóbal y Aleida Jiménez Acosta, de San Francisco de Macorís, quien habría ordenado la prisión domiciliaria a Quirinito, fueron suspendidos sin disfrute de salario.

Aleyda Mejía Acosta, por la condición de salud de Quirinito le varió por tres meses la cárcel por casa, a fin de que recibiera tratamiento médico y luego tenía previsto revisarle la medida.