Santo Domingo.- La jueza Miriam Germán Brito expresó que desconoce de una resolución de escuche de su telefóno solicitada por el procurador Jean Alain Rodríguez y que se niega a creer “que llegaran a tanto”, y que mantiene su decisión de continuar como presidenta de la Cámara Penal de la Suprema Corte de Justicia.

La denuncia la hizo este miércoles el periodista Danny Alcántara quien dijo que el procurador Jean Alain Rodríguez solicitó a una jueza de la provincia Santo Domingo la resolución de escucha de un teléfono de su supudesto narcotraficante y que resultó que es de la magistratada Miriam Germán Brito y que tiene es número desde hace 10 años.

En exclusiva para El Sol de la Mañana, la jueza Mirian Germán Brito dijo que la intervención teléfonica es una vieja práctica contra políticos y otras personas que se solicitaba autorizaciones poniendo otros nombres.

Manifestó que con eso se violan todos los debidos procesos.

Con relación a su evaluación el lunes por el Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) para continuar en la Suprema Corte de Justica y durante la cual el procurador Jean Alain Rodriguez le hizo imputaciones y acusaciones con cartas anónimas, videos y grabaciones para descalificarla, la magistrada Miriam Germán Brito señaló que esos documento no se proporcionaron sino que el procurador se quedó con ellos “agarrados”.

“No, no me las presentaron”, expresó.

Sobre una pregunta del periodista de Melton Pineda-La Bazuca- de que no entendió cuando dijo que si eso fuera de doble vía, hablaría del procurador Jean Alain Rodríguez, respondió entre risas que ¡Ay, Melton!, no se me haga el ingenuo porque usted sabe lo que eso significa, lo que desató carjadas.

A la pregunta de Euri Cabra de si mantiene sus aspiraciones de continuar en la Suprema Corte de Justicia, constestó que “claro que la mantengo”.

La jueza Germán Brito destacó que entre sus defectos no está en “amilanarme ni ser cobarde”.

Asimismo, la magistrada calificó como “un acto de solidaridad de una mujer digna” la decisión de la jueza Katia Miguelina Jiménez de retiarse de las evaluaciones para la Suprema Corte de Justicia.

Consideró que Kagia Miguelina Jiménez lo está haciendo muy en el Tribunal Constitucional y que no se va sumar a “toda esa barahúnda”.

Sobre los cuestionamientos a sus bienes por el procurador Jean Alain Rodríguez durante su evalaución el lunes dijo que no le dieron la oportunidad de presentar los documentos y que ahora tiene que ir al banco a buscar cheques certificados.

La jueza presidenta de la Cámara Penal de la Suprema Corte de Justicia explicó lo de un solar y un apartamento que cuestionó el Procurador General de la República.

Aclaró que sus dos hijos procreados con el doctor Antonio López Rodríguez, pueden no tener liquidez, empero que tienen propiedades.

Señaló que tenían una casa en Las Mercedes y que se vendió y también un solar al lado de Marena, que también se vendió y que tienen otros dos solares y unas tierras arroceras en Villa Riva, provincia Duarte, y otro terrenos de 35 mil metros en la Charles de Gaulle.

Añadió que además el padre de sus hijos coleccionaba cuadros de arte, que venieron algunos para el pago de los impuestos sucesorales.

La jueza Miriam Germán Brito precisó que apartamento donde viven es de su hijo que tiene algunos razgos de autismo y que lo que ha querido es protegerlo para cuando ella falte si él no puede vivir con sus hermanos, viva en su casa y tenga con qué mantenerse.

 

Especificó que no le toca nada de su pareja el doctor Antonio Lóprez Rodríguez porque no estuvo casada con él.

Asimismo, dijo que no sabe por qué el procurador Jean Alain Rodríguez mintió en el caso del señor Rizik, El Gallero.

Con relación qué hara sobre la intervención de su teléfono autorizado por resolución por una magistrado, la jueza Miriam Germán Brito expresó que tenía que evaluarse eso porque a lo mejor la engañaron.

Manifestó que no tenía información de que la estaban espiando, pero que la aconsejaban de que se cuidara de lo que habla por teléfono.

Señaló que hasta llegaron a la ridicules de que se deba cita con un abogado en la librería Cuesta en la 27 de Febrero.

La jueza Miriam Germán Brito concluyó que el que afirme una cosa que la pruebe.