El Ministerio de Defensa de Japón discutirá la necesidad de reforzar las Fuerzas de Autodefensa del país y equiparlas con armas ofensivas. Poco antes de que el diario ‘Nikkei’ diera a conocer esta información, el primer ministro japonés, Shinzo Abe, efectuó una reorganización del gabinete ministerial.

Según publicó el portal actualidad.rt.com, el nuevo ministro de Defensa, Itsunori Onodera, afirmó el pasado jueves que el jefe de Gobierno pidió revisar el programa de defensa del país por la “agudizada situación en materia de seguridad” y también lo justificó por el aumento de la amenaza por parte de Corea del Norte debido a sus continuos lanzamientos de misiles.

Vladímir Nelidov, experto del Consejo Ruso para los Asuntos Internacionales, sostiene que el cambio en la política de defensa del Gobierno nipón “no es revolucionario o radical” y encaja en su “lógica tradicional de la política militar”, que es “maximizar su seguridad mediante la reacción más eficaz ante las amenazas”. “Estas amenazas son Corea del Norte, debido a su programa nuclear, y China”, ha indicado Nelidov a RT.

El experto ha señalado que Japón ya había considerado anteriormente la creación de un sistema antimisiles nacional para contrarrestar los desafíos de Corea del Norte y ha destacado que, en caso de un conflicto real, “puede surgir la necesidad de un ataque preventivo”. En esta situación, “desde el punto de vista de los estrategas militares japoneses, estas medidas pasivas no son lo suficientemente eficaces”, explica Nelidov.

En la actualidad, el armamento de las fuerzas nacionales de autodefensa japonesas sirve únicamente para repeler un eventual ataque enemigo. La decisión del Ministerio de Defensa a favor del reforzamiento de su Ejército sería la primera vez tras la finalización de la Segunda Guerra Mundial que Japón podría obtener equipamiento de armas ofensivas.

Dejar respuesta