SANTIAGO DE LOS CABALLEROS.- La Iglesia Católica dominicana vuelve a poner “el dedo sobre la llaga“, al calificar las constantes huelgas médicas que vive el país como la expresión más clara del desprecio hacia los más pobres”.

“Lastima el alma ver a decenas de madres de familia yendo a los hospitales en busca de la salud perdida, y encontrarse con la indiferencia de quienes están llamados a devolverle la esperanza de vida a un ser querido”, se quejan los religiosos.

El criterio se recoge en el editorial del semanario Camino, que en su formato de papel está circulando en parroquias y tiendas de venta de impresos del país, en el que además señala, que nunca estará al margen de los reclamos médicos, y menos cuando conocen de tantos funcionarios que cobran sueldos lujosos, algunos de ellos sin haber dedicado ningún tiempo ni esfuerzo en su formación académica.

Para afirmar, que mientras los médicos invierten largos años y grandes sacrificios para llegar a esta profesión, pero las reivindicaciones gremiales jamás pueden estar por encima del dolor y sufrimiento de los que no tienen nada.

Reclama a las autoridades del Ministerio de Salud no escatimar esfuerzos para lograr un acuerdo satisfactorio con el Colegio Médico, respetando los puntos establecidos”.

“Por Dios, no sigan llevando a nuestra gente humilde al grado de la desesperación. No continúen poniendo más cargas a unos hombros cansados por las injusticias sociales. ¡Busquen el diálogo sincero y poner fin a esta situación inhumana!”, exclama la institución religiosa.

La Iglesia Católica reflexiona, que si los paros médicos estuvieran afectando a los que tienen poder económico y político, hace tiempo que el problema se habría resuelto, pero ellos tienen todo asegurado, aquí o fuera de la nación.

Dejar respuesta