El Ministerio de Unificación surcoreano ha confirmado el pasado domingo que Choe In-guk, hijo del exministro de Relaciones Exteriores de Corea del Sur, Choe Tok-sin, aterrizó en Pionyang este 6 de julio y ha mencionado que se están investigando las circunstancias en torno a su viaje.

Según un portavoz del Ministerio, Choe no pidió la aprobación de las autoridades para viajar a Corea del Norte: de acuerdo con las normas actuales, los surcoreanos deben obtener un permiso de Seúl y Pionyang antes de cruzar la frontera hacia el Norte. Se reporta que Choe pudo haber viajado a través de un tercer país para burlar dicha regulación.

Anteriormente, el sitio web de noticias afiliado a Corea del Norte, Uriminzokkiri, ha informado de la llegada de Choe y publicado las fotos de su bienvenida en el aeropuerto de Pionyang. En las imágenes se puede apreciar cómo Choe sonriente recibe un ramo de flores de parte de unos funcionarios norcoreanos, que también lucen muy contentospor su llegada.

Además, el portal cita la declaración de Choe, quien dice lamentar no haberse quedado antes en Pionyang. “Vivir y seguir en un país por el cual me siento agradecido es un camino para proteger la voluntad de mis padres. Así que decidí vivir permanentemente en Corea del Norte, aunque tardíamente”, anunció Choe, de 73 años. Además, elogió a los exlíderes norcoreanos, Kim Il-sung y Kim Jong-il, así como al actual líder, Kim Jong-un, por el “gran amor y cuidado” que demostraron hacia sus padres.

Su progenitor, Choe Tok-sin, siendo canciller surcoreano, se peleó con el entonces presidente, Park Chung-hee, y emigró a EE.UU. en 1976. En 1986, junto con su esposa, Ryu Mi-yong, se mudó a Corea del Norte luego de varias reuniones con Kim Il-sung.

Dejar respuesta