James Harden protagonizó una de las mejores actuaciones individuales en un partido de la NBA. El barbudo alero de los Houston Rockets llevó en volandas a su equipo a la victoria sobre los New York Knicks (129-122) con 53 puntos, 17 asistencias y 16 rebotes. “Son números propios del NBA 2K”, resumió Brandon Jennings, escolta de los Knicks, comparado la extraordinaria labora de su rival con el conocido vídeo juego.

Harden, de 27 años y en su octava temporada en la NBA, se convierte en el primer jugador de la historia que anota un mínimo de 50 puntos, 15 asistencias y 15 rebotes en un encuentro. También iguala el triple doble con más puntos, obtenido por un legendario, Wilt Chamberlain. El barbudo alero de los Rockets superó la mejor marca anotadora de su carrera, que era de 51 puntos, también la de triples, con nueve, e igualó la de asistencias.

“Es un jugador increíble”, le piropeó su entrenador Mike D’Antoni, que cumple su primera temporada con los Rockets y que utiliza unos métodos de juego muy ofensivos que favorecen el estilo de Harden. Las cifras de La Barba, como le apodan, fueron 14 de 26 en tiros de campo, incluidos 9 de 16 triples, y 16 de 18 tiros libres.

Fue su octavo triple doble esta temporada, el 17º de su carrera y también el cuarto partido en que logra superar los 50 puntos. Los Knicks acusaron las bajas de Porzingis y Courtney Lee, lesionados, y también la de Carmelo Anthony, que se lastimó una rodilla y no pudo jugar la segunda parte. Willy Hernangómez jugó 19 minutos en los que sumó 3 puntros y 10 rebotes.