Durante los últimos meses, el entusiasmo de Hanley Ramírez por todo lo relacionado con el béisbol ha sido contagioso, lo cual hace fácil olvidar que hace poco el dominicano se encontraba en una encrucijada.

Luego de que Ramírez registrara OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de apenas .717 y se viese limitado 105 partidos en el 2015, la fanaticada de Boston prácticamente le suplicó al presidente de operaciones de béisbol, Dave Dombrowski, que canjeara al veterano.

Pero los Patirrojos decidieron ser pacientes y Ramírez los recompensó con una campaña destacada en el 2016. Ahora, el equipo está entusiasmado de tenerlo bajo contrato por dos años más.

En el 2017, Ramírez sustituirá a su compatriota y buen amigo, David Ortiz, como bateador designado titular de los Medias Rojas. En ese sentido, les está dando prioridad a las necesidades del equipo.

“Simplemente quiero jugar y tener mis cuatro turnos al bate, quizás cinco. Lo demás no importa”, dijo Ramírez hace poco. “Salir y luchar. No importa dónde juegue. No voy a decir que quiero hacer una cosa o la otra. Simplemente voy a presentarme a los entrenamientos primaverales y hacer lo que me pidan”.

Aunque Ramírez aportó una defensa sólida en la primera almohadilla en el 2016 – su primera campaña en dicha posición – no le da reparo que los Medias Rojas hayan firmado al agente libre Mitch Moreland para hacerse cargo del puesto. Ramírez verá acción como inicialista de vez en cuando.