Este especialista en whisky del equipo de Maestros Mezcladores de Johnnie Walker en Escocia, no solo lleva 3 años trabajando para las innovaciones de JW Black Label, ha participado además en la creación de la edición limitada de “Game of Thrones”, White Walker.

¿Cuál es tu variante favorita y por qué?

Es una pregunta difícil de responder. Creo que probablemente diría que es Black Label porque es un líquido tan versátil que funciona muy bien en distintas formas de servirlo y representa los sabores de las cuatro esquinas de Escocia: ahumado, frutas frescas, vainilla. Es un balance de sabores y aromas.

¿Cómo ha sido la experiencia de trabajar mano a mano con una leyenda del whisky como el Master Blender Jim Beverage y qué has aprendido de él?

No sólo trabajar con Jim, sino con todo el equipo de Johnnie Walker es una experiencia fantástica. Jim es un gran mentor y el conocimiento y pasión que tiene por el whisky es contagioso; para mí es un honor trabajar y aprender junto a él.

Además de White Walker, ¿en qué otras innovaciones has trabajado para la marca?

White Walker es la primera que se lanza al mercado. Adicionalmente he estado trabajando en otras innovaciones para Johnnie Walker de las que no puedo hablar aún, pero varias de las nuevas mezclas tendrán mi “input” en ellas.

Hablando de White Walker, ¿qué pensaste cuando te solicitaron trabajar en este proyecto? ¿Has visto “Game of Thrones”?

¡Me emocionó mucho trabajar en este proyecto! Era un gran fan de los libros, incluso antes de que el show saliera al aire, y luego me convertí en fan de la serie también, por lo que cuando me pidieron trabajar en un whisky inspirado en “Game of Thrones” me encantó la idea y traté de transmitir la pasión que tengo por el whisky al mismo tiempo que la pasión que tengo por el show.

¿Qué te inspiró a crear el líquido de WW?

Fue un trabajo conjunto con los otros miembros del equipo de mezcladores y los mercados para asegurar que fuera un producto que pudiera satisfacer los distintos paladares a nivel mundial. Pensamos en consumidores que tal vez no son aficionados al whisky normalmente y tratamos de crear un líquido que fuera fácil de tomar, fácil de mezclar, pero asegurándonos de que tuviera el toque de Johnnie Walker. White Walker es un líquido inicialmente dulce, suave, con notas de vainilla y caramelo, y por encima con un sabor suave y vibrante a frutas frescas como las fresas rojas. Los whiskies de malta utilizados en su elaboración son Cardhu y Clynelish, ambos muy importantes en el portafolio de Johnnie Walker.

¿Cuál es el ‘perfect serve’ de White Walker?

Una de las formas de servir recomendadas es directo desde el freezer, para evocar la idea del mundo de los personajes y de que ‘Winter is Coming’. Otra forma es en un highball mezclado con ginger ale o soda o incluso cola, y tenemos recetas de cocteles también para que los consumidores puedan disfrutarlo de la manera que más les guste. Es un líquido muy versátil que permite dar distintas opciones.

¿Por qué crees que esta innovación será un éxito?

Creo que tiene la ventaja de unir dos marcas que son muy reconocidas a nivel mundial: por un lado Johnnie Walker y por otro “Game of Thrones”, que se ha convertido en un fenónemo. Además tiene la calidad y credenciales de Johnnie Walker, que es lo que el consumidor espera de cualquier adicional a la familia