Washington, 14 oct (EFEUSA).– Miles de personas tuvieron que huir hoy de sus casas en el norte de California, donde unos devastadores incendios han dejado ya 35 muertos y 100.000 personas evacuadas, según los últimos datos del Departamento Forestal y de Protección contra Incendios del estado.

Ese departamento subió a 35 el número de víctimas mortales, pero advirtió de que la cifra puede incrementarse durante los próximos días porque los servicios de emergencia todavía no han podido acceder a algunas de las zonas calcinadas, donde temen encontrar más cuerpos entre las ruinas.

En su cuenta de Twitter, el Departamento Forestal y de Protección contra Incendios avisó de nuevas ordenes de evacuación para los barrios del noreste de Santa Rosa, una ciudad de 175.000 habitantes que se encuentra a unos 80 kilómetros de San Francisco.

Buena parte de Santa Rosa, en el condado de Sonoma, ya había sido evacuada el domingo por la noche, cuando comenzaron los fuegos.

Dos de los condados más dañados son los de Napa y Sonoma, el corazón del vino que hace famosa a California y donde el fuego ha convertido en cenizas restaurantes, viñedos, bodegas, albergues y hasta hoteles de lujo donde los turistas se alojaban en sus recorridos por la zona.

Unas 5.700 casas y negocios han sido destruidos por los fuegos que, desde el pasado domingo, han arrasado 86.000 hectáreas, un área más grande en superficie que la ciudad de Nueva York.

Según el Departamento Forestal y de Protección contra Incendios del estado, continúan activos 15 focos, una cifra menor que la de los últimos días debido a que los fuegos han ido uniéndose y ahora se combaten como un único incidente.

El gobernador de California, Jerry Brown, que hoy visitará las zonas afectadas, ha considerado que los incendios de los últimos días son de los “peores” que ha sufrido el estado tanto en términos de víctimas mortales como de daños materiales.