El arzobispo metropolitano de Santo Domingo, monseñor Francisco Ozoria, dijo  este miércoles que la sociedad dominicana está viviendo tiempos difíciles de oscuridad y mal sabor.

“Este mundo anda en tinieblas cada vez que hay un  caso  de muerte, violencia y de crimen. Son cosas nos hacen pensar”, sostuvo Ozoria.

Dijo que en el país hay una gran inseguridad por lo que en ese sentido condenó el asesinato de los locutores Luis Manuel Medina y Leo Martínez, en una emisora de San Pedro de Macorís, mientras estaban laborando.

“Lo que quiere decir que aunque uno esté en su trabajo ganándose el sustento de su familia viene un grupo y lo acribilla a balazos”, manifestó durante la homilía por el 69 aniversario de las Fuerza Aérea de la República Dominicana, que se realizó  en la Base Aérea de San Isidro.

Ozoria señaló  que los locutores ultimados eran cumplidores en su trabajo y que los conoció bien  cuando estuvo trabajando en San Pedro de Macorís.

Agregó que hay que detener la criminalidad y la delincuencia para quitar el sabor amargo que tiene la sociedad.

Consideró  que esto  se puede lograr cultivando los valores aprendidos en la familia, en las escuelas y por el legado patriótico, para así contrarrestar la maldad que dijo impera en la actualidad.

Por otro lado, Ozoria entiende que la sociedad dominicana vive una hipocresía en cuanto al nacionalismo y citó como ejemplo la discriminación haitiana al momento de contratar su mano de obra, que aparte dijo es mal pagada.