Francia multó a Google con 50 millones de euros (57 millones de dólares), en la primera penalización para un gigante tecnológico estadounidense bajo las nuevas reglas de privacidad de la Unión Europea.

La Comisión Nacional de Protección de Datos dijo el lunes que multó a Google por “falta de transparencia, información inadecuada y falta de consentimiento válido” en su personalización de publicidad de sus usuarios.

La comisión dijo que los usuarios no fueron “informados suficientemente” sobre los términos a los que acordaban.

Es el mayor castigo regulatorio desde que la ley de regulación de protección de datos de la Unión Europea (GDPR) entró en vigor en mayo del 2018.

Google dijo en una declaración que está “profundamente comprometida” a la transparencia y el control por los usuarios, además de los requerimientos de consentimiento de la GDPR y está decidiendo sus próximos pasos.