El fiscal adjunto de la Oficina de Cooperación del Ministerio Público Federal de Brasil, Carlos Bruno Ferreira Da Silva, quien ha participado en unos 25 casos en el caso Lava Jato, dijo que en relación con la República Dominicana, su país no ha especificado la República Dominicana, que ayudó a alcanzar el acuerdo con Odebrecht.

Afirmó que “en el caso de Odebrecht no necesitamos colaboración especial de la República Dominicana, en otros casos sí, tras el acuerdo se han dado muchos detalles que no conocíamos”.

Sobre el hecho de que después de junio se dará a conocer la información que tendrá acceso al país, Ferreira Da Silva dijo que podrían arrojar nuevos elementos con respecto a la República Dominicana.

“Claro, pero eso es información pública, es público que una de las partes adscritas ha estado sobre este país … por eso lo llamamos” República Dominicana a la cumbre de fiscales en Brasil “, recordó.

“En la cumbre sólo llamamos a países que ya sabíamos que tenían algo, otros países pueden aparecer cuando se elimina la confidencialidad, los norteamericanos hicieron un acuerdo con Odebrecht, lo que hay en Estados Unidos, ya lo saben”, dijo.

Reiteró que es muy probable que haya actos criminales que involucren al país, señalando que “en un principio, es posible hacer investigación en otros países, pero en Lava Jato tenemos tanta información que la idea es compartirlos con otros países.”

Cuando se le preguntó si el país podría adquirir una cantidad significativa de recursos por vía de reparación, dijo que “sí, y de nuestra experiencia con otros países: si hay corrupción con Odebrecht, debe haber mucho dinero en cuentas de otros países Estoy seguro de que hay muchos más detalles. ”

Sobre cómo han manejado en Brasil con la presión política, Ferreira da Silva, recordó el apoyo recibido por las manifestaciones del pueblo brasileño, la libertad de prensa y el apoyo de la población.

Odebrecht cambiaría su nombre para comenzar de nuevo

Sobre las consecuencias para Odebrecht en el futuro, dijo que en el Perú la empresa ha sido prohibida, pero que la idea fundamental es que “la empresa no es el culpable, la gente es:” la empresa paga multas, las personas con prisión … Pero obviamente, Odebrecht no será la misma y ya he oído que cambiará su nombre para que podamos empezar de nuevo. ”

Cuando se le preguntó cómo se hizo esto, dijo que la sensación es que las empresas en Brasil no tenían mucha posibilidad de contratar con el gobierno de otra manera, sino de tener contratos con Petrobras con todas las empresas brasileñas y con el poder “Fue necesario A pagar un precio por eso “.

Recordó que Marcelo Odebrecht habla cuando está en prisión desde hace tres años, al ver que no tenía posibilidad de salir … que no había solución, por eso es necesario ver que “si la ley se aplica; La gente está condenada, las cosas pueden llegar a un acuerdo “.

El fiscal ha pedido que se elimine la confidencialidad y es posible que en los próximos meses se conozcan los nombres de algunas figuras políticas en Brasil.

Odebrecht no puede chantajear

Sobre si la empresa puede chantajear al gobierno, dice que no le parece, porque “sólo puedo decir lo que pasó en Brasil: la fiscalía no sólo necesita el testigo, sino que necesita prueba y si el gobierno no está involucrado, Odebrecht no Ser capaz de hacer cualquier cosa … no puede chantajear.

Hizo hincapié en que los fiscales de Brasil gozan de total independencia, señalando que Lula Da Silva y Dilma Rouseff siempre han elegido al fiscal más votado, y que los fiscales de los últimos 10 años tienen mucha legitimidad.