SANTIAGO. Familiares, vecinos y amigos de un chofer del transporte público de esta ciudad, cuyo cuerpo sin vida y con signos de violencia fue hallado ayer en el canal de riego Ulises Francisco Espaillat, a su paso por la comunidad de Barrero en el municipio de Navarrete, exigieron de las autoridades judiciales aplicar la pena máxima contra los autores del crimen.

José Lizardo Genao, de 44 años de edad, fue sepultado la tarde de este lunes en el cementerio de la comunidad de Arroyo Hondo, próximo al sector Cristo Rey, donde residía junto a su esposa y dos hijos de 12 y 10 años de edad.

Al conocerse el hallazgo del cadáver de Genao, moradores de Cristo Rey reaccionaron sorprendidos y declararon que “la delincuencia le ha ganado la batalla a la Policía y a la Justicia”.

Dijeron que ese asesinato los ha dejado, a nivel familiar y comunitario, muy consternados porque él era una persona de su trabajo a su casa.

Julián Parra pidió medidas más drásticas por parte de las autoridades para contrarrestar la criminalidad y “evitar que personas de trabajo como Lizardo sigan muriendo a manos de delincuentes”.

José Liriano, un dirigente comunitario del sector Cristo Rey, donde residía el chofer, destacó la solidaridad de Lizardo, quien además de ser chofer del transporte público era ciclista, dirigente comunitario y prestamista.

Aún no se ha establecido si se trató de un atraco, ya que su carro fue localizado a orillas del canal donde éste fue encontrado muerto.

Sobre el caso, la Policía Nacional informó que agentes de esa institución investigan las circunstancias en que ocurrió el hecho.